Según el informe Estado actual y futuro del software en España, un estudio de SoftDoit en colaboración con la ATI (Asociación de Técnicos de Informática) en el que han participado más de cien empresas de toda España, la confianza de las empresas españolas en el cloud se situaba en un 60 % en el año 2018.

El término cloud (‘nube’ en inglés) comenzó a utilizarse en los inicios de Internet para referirse a esta red. El origen de este nombre se debe a que en los diagramas de flujo se esbozaba una gran nube blanca que flotaba por encima de todo cuando se quería hacer alusión a la infraestructura que formaban las granjas de servidores de los proveedores de Internet.

Del término cloud nació el de cloud computing, el cual ya supone la existencia de datos propios y aplicaciones en esa nube a los que nos podemos conectar para realizar tareas que antes debíamos hacer en nuestros propios ordenadores locales.

¿Qué es el cloud y cómo es la gestión de un sistema ISO en la nube?

Cuando decimos que nuestros datos están en la nube (cloud), o que trabajamos en la nube (cloud computing), a lo que nos referimos en realidad es a que nuestros datos están almacenados en alguna parte de Internet, y que hay una red de servidores que encuentra lo que necesitamos cuando lo necesitamos y lo pone a nuestra disposición.

Habitualmente los términos cloud y cloud computing se utilizan indistintamente para referirse a lo mismo, pero si queremos ser más exactos, deberíamos decir que cloud es el Internet en general, mientras que cloud computing es el conjunto de productos, aplicaciones, y servicios que trabajan en la nube y a los cuales accedemos a través de Internet.

Un sistema de gestión de calidad en la nube es un sistema en el que tanto la aplicación, como los documentos, flujos de trabajo y registros están en la nube y accedemos a ellos identificándonos a través de una conexión a Internet. Esta conexión se hará desde cualquier parte y a través de diversos dispositivos, no siendo preciso instalar nada en los ordenadores locales.

En general, un sistema de gestión ISO alojado en la nube, facilita que las empresas trabajan de manera más inteligente y rápida, y sean capaces de concentrarse en las tareas más importantes, lo cual repercute directamente en sus resultados de forma positiva.

Cloud vs. on-premise: pros y contras

Cualquier empresa que esté considerando implantar un sistema informatizado para la gestión de la ISO, calidad, medio ambiente, seguridad u otros, debe asegurarse de comprender bien la diferencia entre un sistema implantado en sus propias instalaciones(on-premise) y un cloud alojado en la nube.

A continuación, destacamos las diferencias que caracterizan cada una de estas opciones:

  • Características de un sistema de gestión ISO on-premise

En un sistema on-premise la aplicación se instala y aloja en la propia empresa y es gestionada por la empresa. La administración y el mantenimiento de la solución corre a cargo de especialistas en sus propias instalaciones, y todo el software se almacena en los servidores propios de la empresa.

La cantidad de almacenamiento depende de la capacidad del servidor. El software tiene un coste único que, generalmente, se calcula en función de la cantidad de usuarios.

El esfuerzo económico es mayor inicialmente al tener que incurrir en costes de adquisición y se aplica una tarifa anual para soporte y actualizaciones de software.

El mayor beneficio de implantar un sistema informático de gestión de calidad on-premise es que siempre tienes el control. No necesitas confiar en nadie externo para mantener el sistema en funcionamiento y tampoco dependes de una conexión a Internet para acceder a tu sistema.

Por el contrario, las principales desventajas de implantar un sistema informático de gestión ISO on-premise son su elevado coste inicial, la necesidad de disponer de recursos destinados a mantener la infraestructura, servidores, software, etc. y la responsabilidad de tener que hacer copias de seguridad de datos.

  • Característica de un sistema de gestión ISO en la nube

Con un sistema informático de gestión ISO en la nube ofrecido mediante SaaS, (software asa  service), el software, los documentos y los registros son alojados por un proveedor y se accede a los mismos de forma online mediante cualquier ordenador o dispositivo móvil conectado a Internet.

Su coste generalmente es de una tarifa mensual por número de usuarios e incluye tanto las actualizaciones, como el soporte y el mantenimiento.

El mayor beneficio de una gestión de la ISO alojada en la nube es que no necesita de recursos informáticos para instalar, ejecutar o mantener el software. No supone grandes costes iniciales, el acceso es posible desde cualquier lugar en cualquier momento y las copias de seguridad se hacen en la nube de manera automática.

Otra ventaja añadida es que la arquitectura basada en web proporciona una escalabilidad perfecta. Esto significa que el sistema es flexible y puede expandirse, o reducirse, a medida que las empresas crecen o se contraen.

La principal desventaja es la dependencia del proveedor para mantener el sistema en funcionamiento, por lo que es clave elegir un proveedor de confianza que acredite el correcto tratamiento de la información y su recuperación.

En mi próxima entrada del blog profundizare sobre cuales son los beneficios que reporta la implantación de un sistema de gestión de la ISO alojado en la nube.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *